Sinapsis Contenidos

 S:c servicios

Sinapsis Contenidos

Se responsabiliza de la captación y organización del conocimiento que toda entidad posee (muchas veces sin saberlo), y su conversión en contenidos interesantes, para otorgarle una capacidad de comunicación adecuada a sus necesidades.

Son sus funciones, además:

 conocer a fondo fuentes de información que otorgen profundidad a un proyecto

 velar por la correcta utilización de un determinado tipo de lenguaje y su unificación

 asegurarse de que se transmiten cosas interesantes y de su concisión

 estar atento al feedback del usuario para ajustar la comunicación

Como uno de los tres ejes de Sinapsis, contribuye a dar a las decisiones en común una perspectiva de comunicación efectiva.

 Sinapsis Contenidos

 S:c servicios

S:c servicios

Sinapsis Contenidos forma parte de la fórmula de comunicación completa de Sinapsis: proyectos globales que incluyen el mantenimiento como un valor más del acuerdo de colaboración

Ofrece un servicio complementario de creación y edición de contenidos a aquellas organizaciones que quieren obtener de su comunicación una relación continua con sus clientes

 Sinapsis Diseño

 S:d servicios

Sinapsis Diseño

El cometido de Sinapsis Diseño es el de presentar soluciones visuales a proyectos de comunicación. Para ello ha de conocer los objetivos del cliente, su historia, las características del público a quien se dirige y evaluar el medio de comunicación más eficaz. A partir de aquí, proponer las soluciones adecuadas.

Sinapsis Diseño se encarga de crear sistemas de identidad visual que involucran desde la marca hasta la elección de los colores, tipografías, elementos administrativos y sus normas de construcción y aplicación, diseño editorial y de infografías, presentaciones multimedia, diseño de interfaces y sitios web.

Como uno de los tres ejes de Sinapsis, aporta la perspectiva del “lenguaje visual” a los proyectos de comunicación que desarrolla la empresa.

 Sinapsis Diseño

 S:d servicios

S:d servicios

Sinapsis Diseño forma parte de la fórmula de comunicación completa de Sinapsis: proyectos globales que incluyen el mantenimiento como un valor más del acuerdo de colaboración

Ofrece un servicio complementario de diseño gráfico a aquellas organizaciones que necesitan crear o mejorar la identidad visual corporativa o de sus proyectos de comunicación

 Sinapsis Tecnología

 S:t servicios

Sinapsis Tecnología

La intención de Sinapsis es la de ofrecer una fórmula de comunicación lo más completa posible, por lo que nuestros clientes deben tener un interlocutor tecnológico. Que, además, los mantenga al día en un concepto que no deja de ampliar su ámbito y redefinirse: la arquitectura de información.

Sinapsis Tecnología pone y actualiza los medios técnicos que necesita tu comunicación. Proporciona herramientas y evalúa las necesidades para evitar gastos y esfuerzos innecesarios.

Se encarga, además, de crear y gestionar tu identidad digital.

Como uno de los tres ejes de Sinapsis, aporta visión y desarrollo técnicos, imprescindibles en cualquier proyecto de comunicación.

 Sinapsis Tecnología

 S:t servicios

S:t servicios

Sinapsis Tecnología forma parte de la fórmula de comunicación completa de Sinapsis: proyectos globales que incluyen el desarrollo y mantenimiento tecnológico o, dicho de otro modo, convertirse en el “departamento tecnológico” del cliente.

Ofrece un servicio complementario de tecnología a aquellas empresas de comunicación que necesitan un “socio tecnológico” para desarrollar proyectos globales.

Sinapsis conocimiento y comunicación

Sinapsis ofrece a las empresas los recursos especializados y su gestión para generar conocimiento y optimizar la comunicación de su actividad, filosofía e intereses.

El conocimiento que toda empresa genera desde su creación es uno de sus principales valores. Su conversión en contenidos y su adecuada comunicación lo convierten en una potente herramienta de creación de marca y fidelización de clientes.

Por comunicación de contenidos entendemos la relación que la empresa establece con su entorno a través de reportajes, opiniones, noticias, newsletters, vídeos, imágenes y audio u otros mensajes impresos o digitales, para darse a conocer, descubrir sus necesidades, obtener su confianza y establecer una relación continua.

Política de propiedad intelectual

CopyLeft

Sinapsis conocimiento y comunicación S.L. se acoge a la política de uso de los contenidos, conocida como Copyleft.

El Copyleft pretende aumentar el valor de la información permitiendo liberar los contenidos para incentivar su difusión. Mantiene los derechos de autor, pero revoca voluntariamente el derecho exclusivo que el autor tiene en la reproducción, distribución, comunicación pública y transformación de los contenidos, siempre y cuando estén sujetos a los límites y obligaciones establecidos por Copyleft, que se explican en nuestra licencia Copyleft.

La totalidad de los contenidos de www.sinapsis.es son propiedad de Sinapsis conocimiento y comunicación S.L., pero se permite la libre distribución de aquellos señalados como copyleft, sin necesidad de permiso especial, siempre y cuando el usuario se comprometa a citar su fuente: www.sinapsis.es, y a distribuirlos también según licencia Copyleft, de modo que se garantice su libre utilización. El permiso de transformación de contenidos está sujeto a condiciones específicas.

Está prohibido el uso del resto de contenidos de www.sinapsis.es, protegidos por las leyes de Copyright.

Información LSSICE

Titular de la web: Sinapsis conocimiento y comunicación S. L.
NIF 63035166
Dirección: Cinca 2 08030 Barcelona
Teléfono: 932 744 156

Política de privacidad de datos de carácter personal

Sinapsis conocimiento y comunicación S.L. ,con domicilio en Barcelona calle Cinca nº 2 y teléfono (+34) 932 744 156, con la finalidad de enviar el boletín mensual Filetter, solicita en esta página web datos de carácter personal que serán objeto de tratamiento automatizado e incorporados a los correspondientes ficheros, datos que serán tratados conforme la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales 15/1999 y cuyos ficheros están legalmente inscritos en el Registro General de Datos Personales.

Sinapsis conocimiento y comunicación S.L., como responsable de dichos ficheros, entiende que en el momento que usted nos envía datos personales a través del formulario que contiene esta web o mediante correo electrónico, nos está dando su autorización y consentimiento expreso para incorporar dichos datos a nuestros ficheros automatizados, si bien con carácter revocable, y que acepta las condiciones de su tratamiento expresadas a continuación.

La presente web recoge datos de carácter personal mediante un formulario, cuyas condiciones se entenderán que el usuario acepta al pulsar el botón ENVIAR.

Mediante el formulario de inscripción al boletín mensual gratuito Filetter, usted nos facilita los datos personales necesarios con el objetivo de poder enviarle el boletín mensual referido. Como datos personales tan sólo solicitamos el nombre y el e-mail.

Los datos incorporados a nuestros ficheros son absolutamente confidenciales y utilizados exclusivamente de manera interna y para las finalidades indicadas. Los datos serán tratados con la máxima confidencialidad y cumpliendo todos los requisitos que obliga la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales. 15/1999. Sus datos personales no serán cedidos ni transferidos a terceros.

En cualquier momento tiene usted derecho a acceder a nuestros ficheros para darse de baja si no desea seguir constando en ellos. En caso de cancelación de los datos personales, éstos serán eliminados automáticamente. Estos derechos son gratuitos y se realizarán en los plazos establecidos en la Ley.

Puede comunicarnos el derecho que desea ejercer en la dirección de correo electrónico suscripcion@sinapsis.es para su cancelación o en nuestra dirección postal calle Cinca 2, 08030 de Barcelona.

Sinapsis está formada por los tres pilares actuales de la comunicación: tecnología (S:t), diseño (S:d) y contenidos (S:c). Algo inusual en un sector dominado por especialistas en una sola de las facetas, que subcontratan el resto.

Surge de una larga colaboración entre un experto en desarrollo tecnológico, Kiko de Carlos, una periodista y comunicadora digital, María Ripoll, un diseñador gráfico, Mariano Drozd, más un gerente que la lleve a buen puerto, Xavier Andreu.

Cuenta además con una serie de colaboradores especializados, que con su genuino conocimiento sobre un tema convierten a los contenidos en auténtica comunicación.

Animación

Aún me recuerda mi madre mi manía infantil de desarmar cualquier despertador o similares artilugios y cómo sorprendentemente funcionaban tras su reconstrucción, aunque sobraran algunas piezas.

De este recuerdo extraigo dos peculiaridades, me gusta pensar que cualidades: una necesidad de indagar en lo que nos rodea y una voluntad de hacerlo todo más sencillo.

Mi proceso educativo a través de la formación profesional en electrónica digital y la universidad y la vocación de participar en todo curso que fuera de interés –y me pudiera costear–, me han modelado una opinión escéptica ante los nuevos productos y servicios que nos acosan. Evolución sí ha habido, pero no revolución.

Desde el lenguaje polaco de las calculadoras hp hasta el Java, desde mi ZX81 de estraperlo a los actuales servidores, he recorrido un largo camino en el que he tenido que abandonar amigos entrañables como el Forth, el Basic, mi Commodore 64 o el PDP11 y su ensamblador de mi escuela.

Comenzó mi experiencia profesional con proyectos para empresas y para clientes propios, hasta que mis nuevos lazos familiares me llevaron de Madrid a Galicia. Allí encontré una consultora en nacimiento, Altia.

Viví la parte más agradable de un trabajo que exigía horarios de sol a sol. La definición de una forma de trabajo, las carreritas en el desarrollo de código, un conjunto de buenos amigos y una conclusión clara: la innovación es un valor añadido a un buen servicio.

Altia creció muy rápido y sus servicios a las administraciones públicas empezaron a exigir estancias, casi anuales, fuera de casa. Esta situación y el “maravilloso clima gallego” me impulsaron a buscar otro reto.

Y así llegué a Barcelona con una propuesta de colaboración de una consultora. Ese camino se cruzó Santa & Cole y su presidente, Javier Nieto, en forma de oportunidad para aplicar mi experiencia a diversas áreas y el aliciente de hacerlo para la empresa de la que formo parte.

La creación de una arquitectura de comunicación, la selección de un ERP que acompañara a la empresa, la estructura de sistemas, la participación en proyectos de gestión de conocimiento de la UE y el proyecto web, son nuevos caminos que con el tiempo, y gracias a la incorporación de profesionales, hemos ido asfaltando. Pero llega un momento en que no se necesitan más caminos, sino llegar.

Durante el desarrollo de los proyectos para Santa & Cole fui consciente de varias verdades: que la tecnología da una visión imprescindible en el desarrollo de un proyecto, que la comunicación visual facilita el entendimiento y que la misión real, que es la comunicación de contenidos, es cada vez más global y no depende del tamaño de la empresa.

Con esa idea y con un grupo de aguerridos socios que cubre cada concepto, formamos Sinapsis.

He trabajado durante años en publicaciones periódicas como redactora, correctora de estilo y editora de textos, coordinadora, autora de libros de estilo o responsable de la relación con los medios de comunicación. De mis experiencias en Districte, Economics y Economía 3, Barcelona Divina, Lugares Divinos y Dea Aqua, debo mucho a la profesionalidad de los equipos con los que he trabajado, y me siento especialmente orgullosa del dossier “Especial Mujer” que escribí junto a Marga Farran desde Ajoblanco.

Una vivencia inolvidable fue la realización del diario El Mirador del Flash para conmemorar los 20 años del restaurante barcelonés Flash Flash. Su planificación, las secciones y entrevistas, los fotolitos, la publicidad… fue un proyecto de principio a fin, mano a mano Morrosko Vila-Sanjuan y yo.

Entre unos y otros, he creado una familia, he viajado, he montado un bar junto a otros socios –en el que he llegado incluso a trabajar en una breve etapa de relax intelectual–, y me he adentrado en mundos ajenos a través del Máster en Diseño y Desarrollo de Sistemas Interactivos Multimedia por la UPC, y el Postgrado en Counselling por la Ramon Llull.

Mi entrada en el mundo digital vino de la mano de mis colaboraciones con diversas agencias de publicidad. Copies para promociones, libros de empresa o guiones comerciales fueron poco a poco relegados por contenidos para webs como www.babelis.com, www.novartis.es o www.planetadeagostini.es.

Y, finalmente, Santa & Cole, una empresa de diseño industrial para la que he realizado a lo largo de tres años, como parte del equipo de comunicación, su nueva colección de libros “Cultura material” y el sitio web de la compañía, www.santacole.com. Corresponsable de los contenidos de la web junto a Teresa Camprodon, la estructuración del proyecto, la redacción digital de artículos y noticias y de la enciclopedia de diseño santacole.com, me han seducido hasta tal punto que aquí estoy, en Sinapsis.

Sinapsis es una empresa que, como yo, está acostumbrada al trabajo en equipo y a plantear los proyectos desde diferentes perspectivas. Nos aportamos mutuamente todo aquello que ya hemos aprendido y lo que hemos visto claro en algún momento que queríamos hacer.

¿Qué mueve a alguien a convertirse en diseñador?

En mi caso, el reto de crear elementos visuales que comuniquen y que den identidad propia a un proyecto, el placer de transformar una reflexión teórica en una forma visible. Porque cada diseño nuevo me invita a reflexionar sobre los límites y las posibilidades de mi profesión y me permite aprender sobre diversos temas.

La elección de diseño gráfico se la debo a una revista de las que se encuentran en los consultorios médicos, que sólo se leen en caso de extremo aburrimiento: un artículo sobre la carrera en la UBA (Universidad de Buenos Aires) me convenció al instante de que ése era mi futuro.

Una vez tomada la decisión de qué estudiar, me informé sobre las alternativas de dónde hacerlo. Elegí la Fundación Gutenberg de Buenos Aires por su “buena fama” y, finalmente, y tras años de láminas, maquetas y noches largas “pre-entrega”, obtuve mi título en 1998.

Conocí el mundo del diseño, sus problemas, condicionantes y posibilidades, y comprendí que una formación en otras disciplinas enriquecería mi capacidad visual. Así que comencé a estudiar diseño industrial en la UBA en el año 1999, y a trabajar en el departamento de comunicación de la Municipalidad de Avellaneda, en la división de difusión cultural: mi primer trabajo consistió en diseñar un sistema de identidad visual para los centro culturales municipales; los afiches y libros eran también mi responsabilidad.

La relación profesional con las nuevas tecnologías e Internet se remonta al año 2000, en el estudio edeus comunicación digital, en el que me hice cargo del diseño gráfico de webs.

¿Y qué hago yo en Barcelona? Es una pregunta que me surge cada tanto…

Siempre tuve la idea de vivir fuera de Argentina un tiempo y conocer otras realidades. Visté Barcelona gracias a mis primeras vacaciones “lejos de Argentina”. La ciudad me encantó y me prometí volver, con el objetivo de conocer otras formas de vida y convivir con gente de todo el mundo. Finalmente, en el año 2002, me apunté a un curso de postgrado de la escuela EINA : introducción al arte contemporáneo. También conocí y aprendí un nuevo idioma.

Entre el 2002 y el 2003 tuve la enriquecedora oportunidad de trabajar en el departamento de comunicación de Santa & Cole, diseñando su web, publicidades y catálogos de novedades.

A partir de septiembre del 2003 me transformo en S:d, y me prometo luchar contra los informáticos y su poder en la contrucción de webs, y contra los redactores en la extensión de los textos ¡por el bien del diseño!

P. F. Folch

Nací en Sant Andreu, como Sinapsis, y enseguida me pareció que valía la pena asomarse fuera del barrio. Primero me apliqué en leer para oler otras tierras, a viajar para no tener que imaginarlas siempre, a amar para hacerlas también mías, aprendí otras lenguas para comprenderos, herman@s, y entonces supe que la comunicación era mucho mejor que los Traveller Checks. Ahora cocino para saborear mis recuerdos, pinto para deleitarme con sus colores y escribo para que otr@s los imaginen, viajen, amen, aprendan, hablen mil lenguas, cocinen, pinten y escriban de nuevo… hasta que el cambio climático quiera. Y es que tal vez está muy concurrida la “pelotita” y / o somos muy guarr@s.

Mi experiencia profesional empezó a los diez años, vendiendo chuletas de examen y folkvoladores® (1) en el parque de enfrente de mi colegio “Joan Maragall”, y espero que algún día pueda acabar con la misma placidez. Le siguieron múltiples trabajos “sin papeles” (dando clases, de barman, recepcionista de hotel, vendiendo, encuestando…). De todos aprendí algo, aunque fuera no procurar reincidir en los más duros. Cursé la secundaria en el “Jaume Balmes” y después estudié un poco de Ingeniería industrial y Antropología, mientras prestaba mis servicios en la administración pública. Posteriormente mientras trabajaba como director en banca, me diplomé en finazas por ESADE. El mundo de la empresa me pareció el más interesante de todos: crear riqueza, trabajo tan sólo con ingenio, esfuerzo… y a ser posible un poco de financiación. Por ello decidí ser también emprendedor primero, establecerme como consultor de empresas, a la vez que obtuve las licenciaturas de ADE e ITM por la UOC y el título Master por ESADE.

La primera vez que entré por la puerta de Sinapsis supe que quería participar en este proyecto. Era un martes a las siete de la tarde. El último día de octubre de 2006 para ser exactos. Allí me encontré con Kiko, María y Mariano, tan diferentes como convencidos de lo que se traían entre manos. Por mi parte sólo había podido obtener algunas referencias públicas de la empresa y conocerlos a través de esta web. Y quién me iba a decir a mí, que tres meses después estaría aquí, a su lado, contando mi historia.

(1) Para los que nunca habéis tenido un folkvolador® os diré como se construye: un cordel de poco más de un metro, un pequeño saquito de tela que contiene arena seca de playa y una cinta de papel pinocho tan larga como se quiera mientras no supere los tres metros. Se unen los extremos del saquito y la cinta. Se ata con fuerza un extremo del cordel alrededor y listo para voltearlo y lanzarlo.

Sinapsis conocimiento y comunicación S.L. NIF B-63035166 Tel. (+34) 902 931 209 info@sinapsis.es Barcelona | Pontevedra aviso legal contenidos diseño tecnología miembro de: adheridos a: